40 Trucos para Tener Éxito Fácilmente en tus Postres





1-  Cuando una receta recomiende añadir mantequilla fundida, hacerla fundir a fuego lento para que conserve todo su sabor. 

2-  Para tener éxito con una pasta en la que se haya añadido mantequilla en trozos (masa para tartas u hojaldre), conservar las manos frías pasándolas a menudo por agua fría durante el amasamiento y secárselas después.

3-  Para evitar el riesgo de que se queme un pastel, enharinar ligeramente las paredes del molde previamente untadas con mantequilla.

4-  Para untar de mantequilla fácil y uniformemente el molde del pastel, colocarlo 2 minutos en el horno caliente. Después no hay más que pasar un trozo de mantequilla por el interior del molde, pinchado con un tenedor.

5-  Para enharinar un molde, verter una cucharita de harina en el molde, untado en mantequilla. Sacudir en todos los sentidos para repartirla bien y vaciar el excedente.

6-  Cuando tengáis que añadir chocolate fundido a un pastel, crema o mousse, tomar la precaución de fundirlo lentamente al baño maría: conservará así todo su aroma.

7-  Para conservar los huevos en las mejores condiciones, ponerlos con la punta hacía abajo. 

8-  Antes de batir las claras de huevo a punto de nieve, pasa ligeramente el cuenco por agua: no se pegará y no perderás ni una gota de la clara hasta que estén montadas.

9-  Para incorporar las claras de huevo a una preparación, añadir primero 1 o 2 cucharadas para licuar la pasta; después añadir el resto de una sola vez, removiendo la preparación de abajo a arriba, delicadamente, sin remover girando.

10- Añadir un chorrito de limón y un poco de azúcar glas en las claras de huevo al batirlas. Subirán más lentamente, pero el punto de nieve será más firme y más fácil de trabajar, (podéis poner una pizca de sal en lugar del limón).

11- No olvides que las cremas y las mousses hechas con clara  de huevo sin pasteurizar, deben guardarse en el frigorífico y consumirlas en 24 horas.

12-  Las pasta a base de claras de huevo y levadura deben estar puestas a 10 centímetros de altura del fondo de horno.

13-  Espera hasta el último momento para batir las claras de los huevos; batidas, no puede esperar. 

14-  Para conocer la temperatura de un horno sin termostato, deslizar en el interior del horno, encendido 10 minutos antes, un papel blanco. Si apenas amarillea, el horno está a media temperatura. Si se vuelve ocre, el horno está caliente. Si ennegrece muy pronto, el horno está muy caliente.

15-  Para tener un pastel ligero y cocido al punto, no olvides jamás precalentar el horno 10 o 15 min. antes de colocar el pastel. Una vez terminada la cocción, dejar enfriar 5 min. con el horno entre abierto.  

16-  Para impedir que un pastel se dore muy rápido, cubrirlo con una hoja de papel de aluminio. 

17-  Los pastelitos se colocan preferentemente a media altura del horno.

18-  Para que la leche no se pegue, poner en el fondo del cazo un platito boca abajo.

19-  Para estar segura de no tener grumos en la cocción de una crema pastelera, escoger una cacerola de fondo grueso y remover sin parar y sin olvidar los bordes de la cacerola.

20-  Si la masa de crêpes tiene grumos, simplemente pasa la masa por el colador rompiendo los grumos con una cuchara de madera.


21-  Cuando se tenga a que añadir licor a una crema, no hacerla cocer con el licor. Añadirlo a la crema una vez terminada ésta, así conservará su aroma.

22-  No olvides añadir una cucharita de café de levadura en polvo en todas tus pastas de buñuelos. Serán más sabrosos y ligeros.

23-  Si no eres muy diestra en separar la yema de la clara de un huevo, rómpelo sobre un pequeño embudo, la yema quedará en el embudo, y la clara en el recipiente colocado debajo.

24-  El aceite de freír nunca debe humear. Para verificar si está a buena temperatura, poner dentro un trocito de pan, debe subir enseguida a la superficie crepitando suavemente.

25-  Si deseas obtener una base de tarta más crujiente, añade a la pasta, durante la preparación una pequeña cantidad de aceite suave de oliva.

26-  Cuando extendáis una pasta con el rodillo de madera para hacer pequeños pasteles, extenderla en pequeños trozos, sin apretar muy fuerte y haciendo girar el rodillo, quedará más ligera.

27-  Para conservar muchos días la frescura de pastelillos y pastas, envuélvelas simplemente en una hoja de papel de aluminio.

28-  A falta de tamiz de harina, utilizar simplemente un colador.

29-  Para añadir frutas a un pastel, harinarlas anteriormente. No trabajar demasiado el azúcar y la mantequilla juntos, antes de añadir la harina, si no, la masa será muy líquida y las frutas se bajarán automáticamente al fondo.

30-  Para evitar que las frutas peladas (manzanas, melocotones, peras, etc.) se oxiden y no cambien de color, rociarlos con algunas gotas de jugo de limón inmediatamente después de pelarlos.


31-  Para evitar que las fresas tomen gusto de agua, lavarlas colocándolas en un colador y sumergirlas varias veces en una cacerola con agua.

32-  Para que un limón conserve todo su frescura, ponerlo en un platito, la parte cortada hacia arriba y taparlo con un vaso, se podrá utilizar días después.

33-  Un cake es mejor 24 horas después de su preparación.  

34-  Para dorar un pastel, se puede utilizar yema de huevo diluida en un poco de leche, o bien una mezcla de leche y azúcar o clara de huevo.

35-  Para elaborar una tarta el bizcocho deberá estar hecho la víspera y decorarlo al día siguiente.

36-  Un bizcocho se decora vuelto del revés, sobre el fondo, ya que es más liso que la parte superior.

37-  Antes de congelar un bizcocho, no olvides extender una pequeña capa de confitura, a fin de que la superficie quede brillante y el hielo no penetre en el bizcocho.

38-  No cortar nunca un bizcocho o una tarta en el molde; si se raya será difícil sacar del molde el pastel o la tarta siguiente.

39-  No limpiar nunca con un abrasivo o un estropajo de aluminio el molde del bizcocho. Si lo usas a menudo, sécalo con un papel absorbente después de utilizarlo: no se pegará nunca el pastel. Si lo usas ocasionalmente, lávalo con productos para vajillas, acláralo y sécalo muy cuidadosamente. 

40-  Si no se tiene molde para bizcocho en forma de corona, se puede reemplazar por un molde ordinario en medio del cual se pondrá un molde de flan vuelto al revés.
  



Y esperando que pongáis en practica  estos sabios consejos sobre Pastelería Casera, me despido unas semanas para volver renovada, cargada de nuevas y deliciosas recetas.
Gracias a vosotros, bloguer@s, seguidores y amig@s que estáis tras estas lineas y sois el motivo principal por el que mi cocina virtual se mantiene abierta cada día.

¡¡DISFRUTAD DEL VERANO AMIG@S!!

22 comentarios:

Gracias a tod@s por venir a nuestra cocina, por vuestras agradables palabras y por compartir ideas.
Me es imposible contestar a tod@s, afortunadamente somos much@s 'amig@s'...
Pero siempre os leo, si tienes alguna duda intentaré ayudarte a resolverla.
Escríbeme a mi correo angelbel2002@hotmail.com

Bizcocho de Naranja con Azúcar Invertido

El azúcar invertido es un almíbar que sustituye un porcentaje de azúcar en recetas de bollería, panes o pastelería para que las masas se conserven más tiempo, los bizcochos resulten más esponjosos y los helados no cristalicen y queden más cremosos.  
Este bizcocho de naranja con azúcar invertido queda delicioso y muy jugoso. 



Ingredientes: 200 gr de azúcar, 50 gr de azúcar invertido, la piel y el zumo de una naranja, 3 huevos, 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente (y un poco más para engrasar el molde), 130 gr de nata líquida para montar o 1 yogur natural, 250 gr de harina de repostería, (un poco más para trabajar el molde), 1 sobre de levadura química, un pellizco de sal.  


Elaboración: Precalentar el horno a 180º C. 
Engrasar un molde con mantequilla y espolvorear ligeramente con harina. Reservar.
Rallar la piel de la naranja, exprimir su jugo y reservar.
Poner en el vaso la mariposa, agregar el azúcar y el azúcar invertido, el zumo de la naranja y los huevos. Programar 3 minutos, 37º, velocidad 4.
Añadir la mantequilla y la nata. Mezclar programando 5 segundos, velocidad 4. 
Incorporar la harina, la levadura, la sal y la ralladura. Programar 15 segundos, velocidad 3. Terminar de envolver la mezcla con la espátula.
Verter la mezcla en el molde y golpear suavemente sobre la encimera para que la masa se distribuya bien, la superficie quede regular y no se formen burbujas de aire en el bizcocho.
El molde no debe llenarse más de la mitad.
Hornear durante unos 30 minutos, el tiempo dependerá de cada horno.

Nota: Antes de hornear, se puede espolvorear la superficie con azúcar para formar una costra.
También se puede espolvorear con azúcar glas el bizcocho ya horneado y frío.

Y como siempre os digo, para los que no tenéis thermomix, podéis hacer esta receta de la misma forma que elaboráis vuestros bizcochos, con vuestras varillas o amasadora, quedará igual de bueno.








Azúcar Invertido

Ingredientes: (para 500gr aprox), 150gr de agua embotellada, 350gr de azúcar blanquilla, gasificantes (1 sobre blanco de gasificante ácido cítrico), 1 sobre azul o morado de gasificante).

Elaboración: Poner el agua a temperatura ambiente y programar 3 minutos, 50º, velocidad 5 (la temperatura tendrá que llegar obligatoriamente a 50º).
Agregar el azúcar. 

Programar 6 minutos, 80º, velocidad 4. (Deberá alcanzar los 80º para continuar).
Añadir el sobre blanco y mezclar 10 segundos en velocidad 4.
Antes de continuar tendremos que esperar a que la temperatura del vaso baje a 60º, en mi caso tuve que esperar 5 minutos. (Observar la temperatura que te marca la Tmx).
Una vez alcanzados los 60º, incorporar el sobre azul de gasificante y mezclar 1 minuto en velocidad 4.

Elaboración tradicional: Mezclar en un cazo con unas varillas el agua, el azúcar y el sobre blanco hasta que empiece a hervir. Apagar el fuego.
Dejar que baje la temperatura hasta 50º, que esté templado y no queme (unos 20 o 30 minutos).
Añadir el sobre morado y mezclar unos segundos con las varillas. 
Quedará con bastante espuma que se irá quitando en unos minutos. 
Envasar en un tarro de cristal, dejar enfriar del todo y tapar.





Nota: Este azúcar aguantará cerrado 10 -12 meses a temperatura ambiente.
Se conserva muchos meses en un tarro de cristal y sin luz, no hace falta meterlo en el frigo.

Aquí tienes el porcentaje necesario según para lo que lo quieras usar.

En masas batidas como bizcochos, magdalenas, etc: Sustituir un 20% de azúcar blanco por el invertido. 
Este azúcar ayuda a que la bollería se mantenga más tiempo blanda, le aporta humedad, acelera el levado de masas y además se puede usar para dar más color al acabado final del horneado.
También sirve para dar brillo.  

En helados: Se sustituye un 25% de azúcar blanco por el invertido. 
Por ejemplo; si la receta indica 200 gr de azúcar, le pondremos 150 gr de azúcar y 50 gr de azúcar invertido.

El azúcar invertido no cristaliza, así que los helados quedarán más cremosos.

En masas fermentadas para hacer pan, bollos, roscón de reyes: Se debe usar el 50 - 70% y ayuda a que las masas fermenten más rápido.


31 comentarios:

Gracias a tod@s por venir a nuestra cocina, por vuestras agradables palabras y por compartir ideas.
Me es imposible contestar a tod@s, afortunadamente somos much@s 'amig@s'...
Pero siempre os leo, si tienes alguna duda intentaré ayudarte a resolverla.
Escríbeme a mi correo angelbel2002@hotmail.com