Galletas en Espiral de Chocolate y Vainilla

Porque no todo van a ser galletas decoradas con glasa o fondant... Hoy os traigo una receta fácil, para disfrutar de unas deliciosas galletas, bonitas y elegantes, sin más que elaborar una buena masa de mantequilla y otra de cacao, dándole después forma de cilindro.
Dos versiones, una con y otra sin thermomix, que has de probar para poder comparar y decirnos que textura y sabor te gusta más.




Ingredientes para 30 - 35 galletas: 250 gr de harina, 150 gr de azúcar, 130 gr de mantequilla, 2 huevos, 100 gr de Nesquik,  30 gr leche, 1/2 cucharadita de levadura química, 1 pizca de sal, unas gotas de esencia de vainilla (se puede sustituir por extracto de vainilla o azúcar avainillado) y unas gotas de esencia de ron (se puede sustituir por una cucharadita de bebida de ron).

Elaboración: Poner en el vaso de la thermomix la harina, el azúcar, la mantequilla, la levadura, la sal, 1 huevo y unas gotas de esencia de vainilla y programar 30 segundos, velocidad 4.

Retirar la masa y pesarla (pesará unos 600 gr), retirar 350 gr en un recipiente y al resto de la masa añadirle 100 gr de Nesquik, una yema de huevo y unas gotas de esencia de ron. Programar 15 segundos, velocidad 4.

Obtendremos una mitad blanca, la de vainilla y la otra negra, la de cacao. Colocar una de las 2 masas entre dos papeles de hornear.
Estirar con el rodillo, corregir los bordes con los dedos hasta con seguir un rectángulo fino, de 1/2 cm grosor. Reservar en una bandeja.
Hacer lo mismo con la otra masa y las dejamos reposar en la nevera 1 hora.

Retirar el papel de arriba de las 2 masas.
Batir la clara de huevo reservada y pincelar una de las masas.
Colocar encima la otra masa y presionar ligeramente.
Con ayuda del papel formar un cilindro enrollando las masas juntas.

Envolver otra vez en el papel de horno y dejarla reposar en la nevera unos 30 minutos.


Sacar el cilindro de masa del frigorífico y cortar en rodajas finas.
Colocar las galletas en dos bandejas con papel de horno, dejando 2 - 3 cm de espacio entre ellas. Pincelar con leche.

Hornear entre 15 – 20 minutos a 180º calor arriba y abajo. Hasta en empiecen a dorarse.


Nota: Si quieres hacer galletas solo de un tipo, forma 1 solo cilindro enrollando las masas juntas. 
Si quieres hacer un segundo cilindro con los colores invertidos, corta las masas unidas, por la mitad, a lo largo. Enrolla un cilindro dejando el lado del cacao por fuera, y el otro dejando el cacao por dentro.
De este modo obtendrás galletas con los colores invertidos.





Estas que os dejo a continuación, son otras galletas que he preparado con la receta de nuestra amiga Ana Ruiz, aunque su textura no es tan crujiente como la anterior, también son deliciosas. 
¡¡Gracias amiga por compartirlas!!

Ingredientes: 300 gr de harina de repostaría, 200 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente, 100 gr de Nesquik, 75 gr de azúcar glas, 1 vaina de vainilla (se puede sustituir por 1 cucharadita de esencia de vainilla), una pizca de sal fina, 1 huevo mediano.

Elaboración: Abrir a lo largo, la vaina de vainilla con ayuda de un cuchillo afilado y retirar las semillas del interior.
Mezclarlo con el huevo batido.
Batir la mantequilla con el azúcar con ayuda de unas varillas eléctricas hasta que empiece a blanquear.
Agregar el huevo con la vainilla y por último la harina. Amasar.
Dividir la masa en dos partes y añadir el Nesquik en una de ellas, amasar a mano hasta teñir la masa.
Hacer un rollo con cada masa y dejarlas reposar unos 15 minutos en el refrigerador.

Extender las masas por separado de forma rectangular entre dos papeles de horno, procurando que queden con la misma medida y dejándolas de unos 2/3 mm de grosor.
Montar la masa de vainilla sobre la de chocolate, enrollarlas sobre sí misma, formando un cilindro y presionando ligeramente.
Envolverla en un papel de horno y llevar al frigorífico una hora.
Precalentar el horno a 180ºC.
Cortar la masa en discos finos, colocarlos sobre una bandeja de horno forrada de papel.
Hornearlas unos 12-15 minutos hasta que estén ligeramente doradas.
Dejarlas enfriar sobre una rejilla.




10 comentarios:

  1. Pero que lindas quedan estas galletas, les tengo muchas ganas y cualquier día de estos me pongo porque además tienen que estar la mar de ricas.

    Besines

    ResponderEliminar
  2. Holaaaa
    Pues a mi, me gustan las dos texturas, si están crujientes, bien, pero, si no están tan crujientes, me gustan igual, y además, son sencillas de hacer, a mi si les pones glasas y demás cosas, se me complica todo, prefiero éstas más sencillas y , aunque no son tan llamativas, quedan preciosas
    Besazos

    ResponderEliminar
  3. Las dos quedan de rechupete. Probaré a hacerlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues llevas toda la razón, estas me gustan más que las de fondant, quedan muy bonitas pero no me hacen gracia, sin embargo de estas preciosas galletas me comería un camión. Besos

    ResponderEliminar
  5. A mi las galletas asi me gustan más....y estas tienen que estar ricas ricas ....besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Isabel pues si que estas galletas no me da tanta pena comerlas como las de fondant, te han quedado fantásticas, probare las dos texturas seguro me gustan las dos
    Besinos
    El Toque de Belen

    ResponderEliminar
  7. Preciosas y bien ricas fueron unas de mis primeras galletas para el blog, las hago de vez en cuando nos encantan, bikiños

    ResponderEliminar
  8. Te han quedado unas galletas preciosas, deben estar riquísimas
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. El corte ideal que se ve.
    Un saludito

    ResponderEliminar

Gracias a tod@s por venir a nuestra cocina, por vuestras agradables palabras y por compartir ideas.
Me es imposible contestar a tod@s, afortunadamente somos much@s 'amig@s'...
Pero siempre os leo, si tienes alguna duda intentaré ayudarte a resolverla.
Escríbeme a mi correo angelbel2002@hotmail.com