Tarta sin Horno de Queso y Nata con Mermelada de Melocotón

Delicada, suave y deliciosa, una tarta de queso ideal para hacerla en casa y sorprender a los invitados en tus celebraciones.
Gusta a todos y con ella quedarás siempre bien.
Es muy sencilla y rápida de hacer, y lo mejor…  ¡¡Es que se hace sin horno!!





Ingredientes
Para la base: 175 gr de las galletas que más te gusten (yo puse tortas Vanitas), 80gr mantequilla derretida sin sal.

Para la tarta: 3 hojas y media de gelatina, 400g nata 35% mg, 70g azúcar, 400g queso crema de untar.

Para la cobertura: 2 hojas de gelatina, 3 cucharas de agua, 1 tarrito  mediano de mermelada de melocotón.
Melocotón en almíbar para decorar.

Elaboración
Con el picador de la batidora trituramos las galletas hasta convertirlas en polvo.
Agregar la mantequilla y mezclar hasta que se forme una pasta.
Volcar la mezcla de galletas en un molde de 18 o 20 cm desmosdable, cubrir el fondo presionando bien con el revés de una cuchara.
Reservar en el frigorífico.

Poner en un cuenco agua fría, sumergir 3 hojas y media de gelatina dentro y dejar que se hidraten unos 10 minutos.
Mientras tanto colocar en un cazo la nata y el azúcar. Llevar al fuego, sin dejar que hierva. Cuando esté caliente, añadir las hojas de gelatina hidratadas bien escurridas y disolver.
Incorporar el queso y con unas varillas de mano remover  hasta que se mezcle todo bien, asegurándonos de que no queda ningún grumo.
Volcar la mezcla sobre las galletas y dejamos reposar en el frigorífico unas 5 horas.

Transcurrido el tiempo, vamos a preparar la cobertura.
En un cuenco añadir agua fría, sumergir 2 hojas de gelatina dentro y dejar que se hidraten unos 10 minutos.
Verter en un cazo el bote de mermelada de melocotón y 3 cucharadas de agua, llevar a fuego medio hasta que empiece a estar caliente (no tiene que hervir), añadir las hojas de gelatina bien escurridas y disolverlas en la mermelada.
Dejamos templar un poco y echamos la mermelada de melocotón sobre la tarta de queso. 

Llevamos de nuevo al frigorífico durante toda la noche.
Al día siguiente pasar un cuchillo alrededor del aro y desmoldar la tarta tirando del aro hacia arriba con mucho cuidado.
Coronar la tarta con unos gajos de melocotón en almíbar.




¡Y lista para disfrutarla!

9 comentarios:

  1. Riquísimas las tartas de queso. Y de estas que son fresquinas mejor para la temporada que nos viene.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. pinta muy rico, yo no he hecho nunca ninguna así
    pero habrá que probar
    un beesito

    ResponderEliminar
  3. Buenisimaaaaa!! un postre exquisito para estos dia que ya vienen
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Fácil y muy refrescante, estas tartas sin horno me encantan, son muy resultonas y te hacen quedar bien con muy poco trabajo. La tuya tiene una pinta deliciosa :)
    Feliz día del libro Isabel!!

    ResponderEliminar
  5. Rica rica! I love cheescakes, y este no iba a ser menos ;) 1 besazo!!

    ResponderEliminar
  6. El corte es espectacular!!! Aunque por aquí sigue apeteciendo encender el horno me la copio para cuando tengamos días de verano jejeje
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  7. Uummmmmmmmmmm cosa mas rica por dios esa foto del corte es de lo mas tentadora .
    Te ha quedado de relujo y seguro esta de rexupete.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar

Gracias a tod@s por venir a nuestra cocina, por vuestras agradables palabras y por compartir ideas.
Me es imposible contestar a tod@s, afortunadamente somos much@s 'amig@s'...
Pero siempre os leo, si tienes alguna duda intentaré ayudarte a resolverla.
Escríbeme a mi correo angelbel2002@hotmail.com