Tarta de Frambuesas

No hay nada mejor que cumplir un año más con salud. ¿No crees?



Por ello hoy estamos de celebración, con un pastel muy rico, con sorpresa en su interior, que ha llamado bastante la atención de los invitados.
Para ser sincera, no es muy fácil ni rápida su elaboración, pero la verdad merece la pena el tiempo y esfuerzo con tal de saborear tal delicia hecha por ti mism@.

La receta es de un libro que me regaló hace  semanas mi buena a miga Susana (tienes que pasar por su blog, tiene unas recetas estupendas) y cuya autora es Nina Engels. Contiene 24 pasteles sorpresa, dulces y salados con efecto ¡guau! … Un joyita, vamos.





Ingredientes

Para la masa quebrada: 80 gr de mantequilla fría, 125 gr de harina de fuerza, 1 yema de huevo, 50 gr de azúcar, 1 punta de cuchillo de levadura.
Si no tienes tiempo de hacerla, puedes comprar una base de masa ya hecha refrigerada y hornearla según indicaciones del fabricante.


Para el bizcocho: 4 huevos, 2 yemas de huevo, 100 gr de azúcar, 90 gr de harina de repostería, 20 gr de maizena, 20 gr de cacao en polvo, ½ cucharadita de levadura en polvo.


Para la crema de frambuesa: 300 gr de frambuesas, 8 láminas de gelatina, 250 gr de queso crema desnatado, 75 gr de azúcar, ½ cucharadita de ralladura de limón, 2 cucharaditas de zumo de limón, 250 ml de nata para montar con 35 % + 1 de materia grasa, 1 sobrecito de estabilizante, 1 sobrecito de azúcar avainillado.


Para decorar: 400 ml de nata para montar con 35 % + 1 de materia grasa, 2 sobrecitos de estabilizante para que endurezca la nata, 50 gr de azúcar glas, 50 gr frambuesas para decorar, azúcar glas para espolvorear.


Además: Azúcar glas para espolvorear, legumbres secas, para hornear, 6 cucharadas de jalea o mermelada de frambuesa para untar.








Elaboración: Calentar el horno a 175ºC.
Para preparar la masa quebrada, cortar la mantequilla en trocitos y amasarla bien con los otros ingredientes. 
Formar una bola, envolverla en fiml transparente y dejarla al menos 30 minutos en la nevera.


Mientras tanto, forrar con papel vegetal una bandeja honda con papel de horno.
A continuación, batir lo huevos y las 2 yemas con dos cucharadas de agua, calentamos 5 minutos a fuego medio al baño María mientras batimos. 
Añadir el azúcar y seguir batiendo otros 5 minutos. 
Mezclar la harina con la maicena, el cacao y la levadura, tamizarlo sobre la crema de huevo y mezclar bien.
Extender la mezcla en la bandeja y cocer el bizcocho en el horno, a media altura, unos 10 o 12 minutos (el tiempo depende de cada horno). Cuando esté listo, darle la vuelta a la bandeja sobre un paño de cocina espolvoreado con azúcar glas. 
Desprender el papel con cuidado (foto 2). Dejar que se enfríe y reservar tapado con el mismo papel.


Calentar el horno a 200ºC. Forrar con papel vegetal el fondo de un molde desmontable de 26 cm de diámetro. 
Extender la masa quebrada entre dos láminas de papel vegetal con un redondel del tamaño del molde y colocarlo dentro. 
Tapar con papel vegetal y esparcir una legumbre por encima para darle peso y que puje.
Hornear la base a media altura unos 12 minutos.
A continuación, retirar las legumbres y el papel y seguir horneando la base otros 5 minutos. 
Sacarla del horno y dejar que se enfríe (foto 1).


Para hacer la crema de frambuesa, lavar las frambuesas, secarlas con cuidado y tamizarlas pasándolas por un colador, presionándolas para eliminar las pepitas (foto 3).
Disolver la gelatina en agua fría según las instrucciones del envase.
Mezclar el queso con el azúcar, la ralladura de limón y el zumo.
Calentar 3 cucharadas del puré de frambuesa. 
Escurrir la gelatina y disolverla en el puré caliente removiendo. Retirar del fuego y añadir el resto del puré.
Verter enseguida la mezcla sobre el queso, remover y dejar que se enfríe. 
Cuando la crema empiece a cuajar, montar la nata con el estabilizante y el azúcar avainillado, e incorporarla (foto4). 

Llevar la crema a la nevera, al menos 2 horas, vigilando para que empiece a cuajar pero no demasiado para que podamos manipularla (foto 6).


Calentar la jalea o mermelada de frambuesa y untar con ella el bizcocho (foto 5). 
Extender a continuación por encima la crema de frambuesa (foto 7). 
Cortarlo a lo largo en unas tiras de unos 5 cm. 
Enrollar las tiras en espiral sobre la base de la masa quebrada con el lado de la crema hacia dentro. Sujetar la tarta hasta que cuaje, rodeándola con una tira de acetato (foto 8). Recortar la base de masa quebrada con un cuchillo de punta fina al mismo diámetro que la tarta. 
Llevarla al frigorífico al menos 1 hora y retirar la tira de acetato. Con cuidado pasar la tarta al plato de presentación (foto9).


Para decorar la tarta, montar la nata muy fría con el estabilizante y el azúcar glas, untar con ella toda la tarta, dejándole con una paleta angulada un aspecto rugoso (fotos 10- 11- 12).

Dejarla en la nevera al menos 5 horas antes de servirla o mejor de un día para otro.
Antes de servirla, lavar las frambuesas y secarlas con cuidado, adornar la tarta.
Por último espolvorear con azúcar glas.



Y como puedes ver, tiene un corte espectacular, además de un delicioso sabor que sorprenderá a tus invitados.

3 comentarios:

  1. Que bonita¡¡¡¡ desde luego que merece la pena hacerla, felicidades guapa, besos

    ResponderEliminar
  2. Seguro que está de lujo porque la pinta lo dice todo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Que pintaaaaa !!!tiene que estar de rechupeteee !!
    Un besito

    ResponderEliminar

Gracias a tod@s por venir a nuestra cocina, por vuestras agradables palabras y por compartir ideas.
Me es imposible contestar a tod@s, afortunadamente somos much@s 'amig@s'...
Pero siempre os leo, si tienes alguna duda intentaré ayudarte a resolverla.
Escríbeme a mi correo angelbel2002@hotmail.com