Galletas Muñecas MatriosKa

No pude resistirme y tuve que hacerlas en galleta de mantequilla glaseada.
Siempre me han llamado la atención estas muñecas rusas, me gustan tanto que un día busqué su origen. 
Me sorprendió tanto la  leyenda que encontré, que hoy la quiero compartir con vosotr@s.
Tomate unos minutos para leerla, es un bonito cuento.




Había una vez un virtuoso carpintero ruso Llamado Sergue, que se ganaba la vida tallando hermosos objetos de madera. 
Todas la semanas se enfrentada al frío del bosque para buscar madera y construir nuevos  objetos. 
La mañana que le tocaba salir para recolectar madera se encontró el campo cubierto de nieve y el carpintero rezó para que la fortuna le sonriera, sin embargo toda la madera que encontraba estaba mojada y tan solo servía para calentarse en el fuego.

Abatido por el cansancio decidió regresar a casa, cuando le llamó la atención un trozo de madera esplendido que sobresalía de un árbol, el más bello que había visto en su vida.
Rápido regresó a su estudio y finalmente se decidió a tallar una preciosa muñeca.
Era tan bonita que quiso quedársela para que le hiciera compañía.

- Te llamaré Matrioska. Dijo a la inerte figura.
Cada mañana al levantarse se dirigía a su única compañera. - Buenos días Matrioska.

Un día esta le respondió: 
- Buenos días Sergue. 
El carpintero se sorprendió, pero lejos de tener miedo, se sintió feliz, porque tenía alguien con quien hablar.

Al tiempo el carpintero percibió que Matrioska estaba triste y le preguntó que le ocurría.
Ella le contesto que veía como todo el mundo tenía un hijo y que ella quería tener uno.

- Tendré que abrirte y sacar madera de ti  y eso será muy doloroso. Le contestó Sergue.
A lo que la muñeca de replicó:
- En la vida las cosas importantes requieren  sacrificio.
Y ni corto ni perezoso éste talló una replica, más pequeña, a la que llamó Trioska. Ya no se sentiría sola.

Pero el instinto maternal se apoderó también de Triosca, y Sergue accedió a que ella también tuviera una hijita. 
Esta vez se llamaría Oska. Pero Oska también quiso descendencia. 
El carpintero comprobó que apenas quedaba madera dentro de Oska, como mucho podría hacer una muñequita más.

Tras reflexionar un buen rato, tallo un muñeco diminuto con bigotes, al que bautizó como Ka. 
Lo puso frente al espejo y le dijo: 
- Eres un hombre, no puedes tener hijos.

Entonces metió a Ka dentro de Oska. A Oska dentro de Trioska y a Trioska dentro de Matrioska.

Un día misteriosamente Matrioska desapareció con toda su familia dentro y Sergue quedó desolado...



Pobre Sergue...
La próxima vez, haré en galleta un muñeco diminuto con bigotes, jejeje.
¿¿Te ha gustado el cuento??


Nota: Este  leyenda está inspirada en un cuento ruso escrito por Dimiter Inkiow, un poeta búlgaro. Sin embargo las Matrioscas tienen su origen real en Japón, aunque en Rusia ya existía la tradición de meter cosas dentro de otras.
Fuente: "Sobre leyendas"


30 comentarios:

  1. Me ha encantado la historia!!!

    A mi también me gustan mucho las Matrioskas, un día probaré a hacer las galletas y seguiré tu diseño :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho y te quedaron preciosas.Yo tengo una nieta a la que le gustan las matrioskas y tiene unas ,pero tengo ganas de hacerlas de galleta ,ya tengo el diseño dibujado ahora me falta el tiempo para preparárselas.besinos

    ResponderEliminar
  3. Oye pues no conocía yo la historia y desde luego es preciosa!
    Al igual que tus galletas, que son lindas lindas, a la espera del muñequito pequeño y con bigotes.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  4. La historia me ha encantado, pero las galletas..... es que son PRECIOSAS..... Un besiño

    ResponderEliminar
  5. Precioso cuento, me ha encantado conocer la historia de las muñecas.
    Gracias por enseñárnosla guapaaaaaaaaa.
    Muuuak

    ResponderEliminar
  6. Ahhhh... y las galletas están super de bonitas, al igual que las matrioskas ;)

    ResponderEliminar
  7. Las matrioskas te han quedado perfectas, lo que ocurre es que las galletas tan bonitas como estas me da una pena enorme comerlas, lo que también es un sufrimiento porque están riquísimas. Tengo un problema, lo sé.
    Las historias me gustan todas, las que más, las contadas al amor de la lumbre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bunlar harikalar çok severim matruşkaları ellerine emeklerine sağlık olsun sevgiler sevgiler.

    ResponderEliminar
  9. te han quedado preciosa, las leyendas me encantan y esta está genial.
    besoss guapaaaaa

    ResponderEliminar
  10. bonita leyenda, no la conocia, las galletas te han quedado preciosas



    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  11. que galletas tan bonitas!! quedaron preciosas y la historia me ha encantado,bicos

    ResponderEliminar
  12. Una bonita leyenda, las galletas te han quedado preciosas besos

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, me ha gustado.....y las galletas están geniales, geniales. Menuda mano para hacerlas. Cuando empiece a tener tiempo me apunto a un taller de galletas. Me encantan.
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho la leyenda, pero tus muñecas me han encantado están preciosas. Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  15. Ya conocia esta leyenda y que du origen no era Ruso sino Japones a mi tambien me encantan las matrioscas .
    Las galletas te han quedado preciosisimaaaaas ,tengo que hacerme con el cortador y ponerme a ellas a ver si me quedan tan bonitas como las tuyas.
    Bicos mil y feliz domingo wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nenalinda!!
      Estas galletas no las hice con cortador, sino con una plantilla que dibujé yo misma.
      Seguro que cuando tu te pongas te salen igual o mejor.
      Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  16. Me ha encantado, no conocía la leyenda, y las galletas preciosas, preciosas!!! Besos

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado esta leyenda aunque el final no sea precisamente feliz.
    Pero tus matrioskas son una preciosidad, bien hechas y con unos colores muy bonitos, aunqe imagino que su fin ya les ha llegado, alguien se las ha comido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Pues me ha encantado la historia, y el final triste es típico de los cuentos rusos... Me encantan estas muñecas, supongo que en galleta también :) Un besote.

    ResponderEliminar
  19. Me encantan las matrioskas. Gracias por compartir la historia, pues no la conocía.
    Las galletas son de las más lindas que he visto en mi vida. Felicidades.
    Besos y buena semana,
    Vero

    ResponderEliminar
  20. Me ha ancantado el cuento y las galletas. Besos

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado la historieta Isabel! pero mucho más esas galletitas que te han quedado espectaculares del todo! menudas manos tienes!!!

    (ayer te envié un email, ¿te llegó?)

    besiños salseros!

    Tito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste Tito!!
      Gracias.

      Recibí tu email, estaremos en contacto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Que bonito cuento!!!! Las galletas son preciosas!! No me puedo imaginar el trabajazo que suponen!!

    Besos.

    I

    ResponderEliminar
  23. Me han encantado las galletas
    Y la leyenda… preciosa
    Un beso. Sonia

    ResponderEliminar
  24. Isabel gracias por comentarme, me ha encantado la historia de estas muñecas yo tengo un molinillo de pimienta que me ha regalado mi hijo de ceramica y es una matriosca que me encanta. Bueno las galletas te han quedado perfectas con unos colores preciosos son bellisimas
    !!!! un besin !!!!
    el toque de belen

    ResponderEliminar
  25. Triste final, pero una historia muy linda, ¿No crees?
    Gracias por venir a leerla compañer@s.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  26. Te quedaron fantásticas!!
    Te felicito.

    ResponderEliminar

Gracias a tod@s por venir a nuestra cocina, por vuestras agradables palabras y por compartir ideas.
Me es imposible contestar a tod@s, afortunadamente somos much@s 'amig@s'...
Pero siempre os leo, si tienes alguna duda intentaré ayudarte a resolverla.
Escríbeme a mi correo angelbel2002@hotmail.com